Compatibilidad: Aries y Virgo

virgoariesA simple vista, Aries y Virgo tienen poco que ver. Y mirándolos con más detenimiento, lo mismo. Ésta es una relación difícil.

Aries es un signo de fuego, agresivo, dominante, impulsivo e impaciente. Virgo es de tierra, modesto, detallista, muy enfocado en la mejora constante y en los objetivos a largo plazo.

Como hemos visto en otras combinaciones, uno tiene lo que al otro le falta y viceversa. Es decir que, si se toman tiempo para entenderse y para consensuar hacia dónde van juntos, pueden llevarse bien y aprender muchísimo el uno del otro.

Pero, lo que es el inicio, parece complicado.

Aries y Virgo en el trabajo

Aries y Virgo distan de ser un equipo de trabajo maravilloso, ya que sus modos y maneras de trabajar chocan bastante. No obstante, el dúo puede funcionar, si está claro el objetivo a conseguir.

Aries, como signo cardinal, inyecta la motivación inicial y pone en marcha el proyecto.

Virgo es de los que apoyan y no se rajan… hasta el final. Soporta muy bien las directrices y sugerencias de Aries, que seguro que se encasqueta el rol de jefe. De hecho, sigue sus ideas con agrado (siempre que sean prácticas y convenientes).

Aries y Virgo como amigos

¿Como amigos? La cosa empieza a complicarse. De hecho, es raro que su amistad cuaje, dado lo poquito que tienen en común.

Sin embargo, en lugar de ahondar en sus diferencias (que son conocidas y evidentes), resaltemos lo beneficiosa que puede ser esta relación para ambos.

Con el paso del tiempo, Aries impregna a Virgo de su espontaneidad. ¡La vida es corta y hay que aprovecharla!

Y, a su vez, Virgo le enseña a Aries a ser paciente en las situaciones en las que la paciencia es una virtud. (Porque, de primeras, para Aries la paciencia NUNCA es virtuosa.)

El carnero pone en la vida de Virgo alegría y desenfreno. Buenísimos ingredientes, ya que Virgo tiene que aprender a desmelenarse. (Claro que, una vez que lo hace, le coge el gusto.)

Por su parte, Virgo le enseña a su amigo Aries a ser mejor portadito en determinadas circunstancias; a pensar mejor las cosas importantes, antes de lanzarse a lo loco y a valorar el trabajo constante.

Pueden aprender mucho más. El problema es que, cuando se conocen, ven las diferencias del otro como defectos. Y, al empezar a tratarse, están más pendientes de “arreglar” o convencer al otro que de entender su punto de vista.

Aries y Virgo en el amor

Lo dicho para la amistad, vale para el amor. Añadiendo el plus de dificultad que suponen las relaciones de pareja.

Al ser una relación más estrecha, más chocan, más discuten y más se hacen la vida imposible. Este emparejamiento, a no ser que haya otros signos compatibles en sus respectivas cartas, dura lo que el agua en un cesto.

La razón principal la hemos dicho arriba: Como la relación se centre en tratar de que el otro cambie, está destinada a la disolución.

Eso, si se da, porque hasta el inicio tiene su complicación

Aries hace lo mismo en sus relaciones personales que en todo lo demás: ¡Se lanza! Y, si está interesado en Virgo, entrará en su vida de sopetón.

La cosa es que Virgo valora mucho la fortaleza y la honestidad. Busca esas cualidades en sus parejas. Pero detesta esos apresuramientos de Aries. Prefiere tomarse sus relaciones con calma, a paso lento pero seguro.

Aries, obviamente, se frustra de lo lindo. Tiene la costumbre de llegar y besar el santo. Cosa que no puede hacer con Virgo, quien además no muestra sus sentimientos tan a las claras como Aries.

Pero no nos pongamos tan pesimistas. Esperemos que Aries lo encaje como un reto y, aunque sea por esta vez, se tome un tiempo para ir desvelando los misterios de Virgo.

Probablemente no se arrepientan de invertirle esfuerzo a esta relación tan difícil. Aunque, eso sí, tienen que darse la oportunidad. Desde aquí confiamos en que lo hagan.

Conclusión: Compatibilidad baja, sobre todo en el amor. Si ponen de su parte y consiguen estar juntos un tiempo, ya han hecho lo más difícil.

Gracias a Balto BT (Facebook), Jose, Nuria y Aly M. A ver si les gusta cómo quedó.