Cáncer en el trabajo

cáncerCáncer es un signo de naturaleza muy sensible, por lo que las profesiones relacionadas con lo artístico y lo creativo le irán como anillo al dedo.

Además, está dotado con una intuición poderosísima, que sin duda puede aprovechar en los negocios.

Estamos hablando de un signo muy difícil de conocer. Por un lado, se muestra inseguro y con necesidad de aprobación, pero también puede mostrar una gran determinación cuando traslada a su trabajo su mentalidad hogareña de hacer las cosas como dios manda.

Su mentalidad está enfocada a conseguir estabilidad financiera.

Cáncer protege a los suyos como nadie y esto puede convertirlo en un jefe serio. Tal y como haría en su propia casa pidiéndole a uno de sus vástagos que ordene su cuarto, cáncer le dice al de su equipo: “Lo haces ahora y que quede bien hecho.”

El empleado de cáncer es como si fuera de su familia, salvo que se tome demasiadas confianzas.

El cáncer asalariado quiere aprobación y sentirse a gusto en su trabajo. Necesita un clima de confianza, respeto y, desde luego, que se le pague bien.

Lo anterior, como cualquier persona, claro. La diferencia es que, si no lo tiene, cáncer deja de estar motivado y esto puede traducirse en que intente hacer lo menos posible y se escaquee del trabajo cada vez que tenga la oportunidad. A cáncer con cobrar ya le vale y al jefe que le den dos duros por no saber apreciarlo.

Por último, hay que tener en cuenta su susceptibilidad y sus cambios de humor repentinos. El cangrejito es muy sensible y también se lleva sus emociones al trabajo. En lugar de sacarlo de quicio, bien se pueden aprovechar sus cualidades; entre ellas, la generosidad y la empatía que demuestra a quienes le rodean.