Cáncer – Características generales

cáncerCáncer es muy difícil de descifrar. A ratos solitario, tímido y soso, a ratos sociable y simpatiquísimo; a veces profundo y a veces superficial. Cáncer es muy, muy raro. Por eso será que atrae tanto.

Además, su apariencia despista bastante, porque por fuera se le ve de una manera y cuando se le conoce de cerca, resulta que es de otra. Por lo general, si se siente bien, cáncer es amistoso y sociable. Posee una enorme capacidad de empatía y, en todas las situaciones, lo que más destaca de él es su buena memoria, su intuición, su sensibilidad y su increíble imaginación.

Debido a estas características, cáncer posee un considerable talento artístico, que se puede volcar hacia la música, la literatura y, sobre todo, hacia el arte dramático.

Sin embargo, estas mismas cualidades pueden jugar en su contra, porque cáncer es de ese tipo de personas que, gracias a su imaginación, tienden a evadirse de la realidad, cuando ésta no es de su gusto.

A cáncer le gusta explorar dentro de sí mismo y a veces le da tantas vueltas a las cosas, que puede llegar a padecer ansiedad y depresión. Es tan susceptible que le puede afectar lo que menos te esperes… Y es que este signo es dado a los conflictos internos y a los problemas emocionales; su mundo interno puede ser muy turbulento.

Será a causa de esas turbulencias que a cáncer le gusta refugiarse en la vida hogareña. Y añadir que es un buen protector de las personas que ama, porque, definitivamente, si hay algo que a cáncer le gusta es el amor. Oooohhhh… A cambio espera que lo mimen, que lo quieran, que lo halaguen… Necesita horrores sentirse querido.

Eso sí, ten cuidado con decirle lo que tiene que hacer o con llevarle la contraria, porque no te lo dejará pasar. Eso no lo lleva nada de bien. Para colmo es que le gusta discutir. Así es que piénsatelo dos veces antes de darle guerra.

¿Tienes excedente de amor en tu corazón y no sabes qué hacer con él? Elige a cáncer. A él todo el amor le parecerá poco. A cambio, te hará volar hasta mundos que ni tan siquiera has soñado.