¿Quién es más convincente: Géminis o Virgo?

géminisvirgoAquí tenemos un nuevo duelo, pero muy civilizado, porque se enfrentan dos de las cabecitas más efervescentes del zodiaco: la de Géminis y la de Virgo.

Ambos son signos mutables y comparten regente: Mercurio, el planeta de la comunicación. Por lo que, además de su afición por aprender, tienen en común la de hablar.

Ahora comienzan a hacerlo. Los dos están frente a ti, defendiendo sus argumentos y tratando de convencerte. ¿Cuál de los dos signos es más probable que lo consiga?

De una vez, saquemos a relucir sus armas más potentes en esta batalla dialéctica que están iniciando:

Exponiendo los hechos

Como hemos dicho, a los dos signos les encanta aprender y compartir lo que saben, que es bastante.

Previsiblemente, sea Géminis quien comience la exposición. Confía en sus conocimientos y en sus recursos a la hora de exponer las ideas.

Virgo prefiere escuchar primero a su oponente. Y, una vez que lo ha hecho, incorpora esa información al análisis previo que realizó de la situación.

¿Qué nos dice esto? Que Géminis se lanza antes, mostrando seguridad (incluso aunque no supiera tanto del tema como Virgo). Está dispuesto a barrer a su contrincante antes de que abra la boca.

Fiabilidad

Géminis habla con confianza, fluidez y flexibilidad. Muy probablemente te enrede a ti y a todo el auditorio, si se lo propone.

Pero ahí está la mente analítica de Virgo y su estilo a la hora de exponer. La información que sale de su boca es precisa, clara y práctica.

Contra la contundencia de los datos constatables no sirve ninguna cabriola improvisada de Géminis. Virgo pone ante tus ojos las pruebas reales de que lo que te está diciendo es cierto.

Conexión emocional

Ahí es donde Géminis ataca con más fuerza. Lucha contra esos datos fríos, sin alma, apelando a un recurso en el que es todo un maestro: manipular tus emociones.

Géminis utiliza las emociones para llevar el debate a su terreno. Si tiene que emplear recursos como la ironía o el sarcasmo para desgastar a Virgo, lo hará. Lo destrozará.

Los gemelitos te harán llorar o reír, te caerán bien y se llevarán tu voto al bolsillo. Conectarán contigo, porque saben qué es lo que tienen que decir y cómo decirlo para que sea así.

El fuerte de Virgo no es éste. Y no es probable que emplee armas sucias para dejar a Géminis como un pardillo.

Virgo juega con el factor sorpresa. Porque al extrovertido Géminis lo ves venir. Sabes de qué va. Sabes que, si está perdiendo la discusión, le va a dar la vuelta valiéndose de las emociones.

¿Y Virgo? ¿Quién te dice que no tenga un as en la manga? ¿Habrá reservado una prueba lapidaria para presentarla al final?

Concentración

Hay un punto clave en todo esto. Si el debate gira en torno a un único punto serio, Virgo tiene ventaja. No se desvía del asunto y te aporta argumentos de peso para respaldar su opinión.

Pero si la discusión es más relajada e informal, las armas de Géminis parecen ser más efectivas. ¿No crees?

Recalquemos con un poco de humor que Géminis se dispersa con más facilidad que Virgo…

virgeminis

Ahora, tú decides. ¿Quién gana este duelo de mentes?

 


Imagen de zodiactopia.