Aries en el trabajo

ariesAries disfruta como pocos del reconocimiento público. Lo busca y procura superar las expectativas de todos, incluidas las suyas. Es competitivo, de acuerdo, pero porque le encanta luchar y dar lo mejor de sí mismo.

Por lo tanto, en el trabajo no es nada raro que tenga éxito y que se gane las envidias de más de uno. Son efectos colaterales.

Hay que destacar su generosidad ya que, aunque se esfuerce por ser el número uno, también es de los que comparten los logros de su trabajo.

Le gusta ser independiente. Más bien, necesita tener libertad de acción, por lo que no es raro que se decante por trabajar por cuenta propia, si es que no ocupa un cargo directivo en una empresa.

A aries le gusta figurar, llamar la atención y tomar el mando cuando le es posible. Lo hace con una gran energía, lo que a veces puede ofrecer una impresión déspota de su persona. ¡Uy! Un jefe aries es difícil de llevar hasta que se le pilla el truco.

Es optimista, muy positivo e innovador. Si algo no le sale bien, encuentra una salida, aunque no siempre se trate de la más convencional.

Si trabajas con él, también te darás cuenta de que no le cuesta dar su opinión, aunque ésta no sea del agrado de quien la escucha. Su excesiva sinceridad es a menudo bastante hiriente.

No le gusta la monotonía. Sea cual sea su profesión, tiene que ofrecerle retos y la oportunidad de experimentar. Eso sí, rápido, porque también es famoso por su impaciencia.

Algo muy bueno de este signo es que se emplea a fondo en el trabajo pero, cuando termina de trabajar, suele dar carpetazo y vivir plenamente otros momentos de su día.